viernes, 7 de enero de 2011

Carta de renuncia de Concejal del Ayto. de Gijon y baja del PP de Pablo Gonzalez

Pablo González Menéndez
Concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Gijón
Gijón, 7 de Enero de 2011

D. Mariano Rajoy
Partido Popular
c/ Génova 13
Madrid

Sr. Presidente:

Sirva este escrito para comunicarle los motivos que impulsan mi anunciada dimisión como concejal. Los últimos acontecimientos vividos en el seno del Partido Popular me han hecho plantearme, muy seriamente, mi presencia en la presente vida política. Para mí, habrá un antes y un después de esta decisión, dolorosa pero necesaria para mantener la coherencia a la que todo político se debe.

Han sido siete años de entrega y dedicación a mi ciudad, a Gijón, siempre con el propósito de hacer lo mejor en cada momento. En política no suele ser común admitir los propios errores, por eso en este día dimito con la convicción de haber hecho unas cosas bien pero también haber hecho otras en las que, anteponiendo los intereses del Partido Popular, han quedado relegados los intereses de los gijoneses.

Quizás esta dimisión la tendría que haber presentado antes, por ejemplo cuando personas destacadas filtraron a un medio de comunicación graves acusaciones contra la que en aquel momento era Delegada del Gobierno en Asturias; o cuando contemplaba atónito la acumulación de cargos públicos y la ambición desmedida por parte de algunas personas; o cuando me daba cuenta que el reconocimiento político, acompañado de cargos, pagas y responsabilidades, se entregaba a personajes sin ideas ni valores a los que nada importaban los ciudadanos; o cuando el insulto público o privado entre compañeros de partido no solamente se permitía sino que se alentaba para amedrentar y expulsar a quienes tenían el coraje de querer cambiar la situación; o en definitiva, cuando empecé a darme cuenta que el Partido Popular de Gijón y de Asturias, no sólo no tenían un
proyecto político ilusionante sino que, además, ese proyecto no era ni serio, ni discernido, ni se centraba en los intereses de los asturianos.

Aún con esos errores puedo asegurar que el servicio a los gijoneses y los asturianos ha sido, y ahora con más fuerza seguirá siendo, mi pasión personal; pasión que, para ser compatible con mi forma de pensar y con mi manera de “hacer política”, ha de venir acompañada de la entrega en el día de hoy de mi acta de concejal.

Pero si con lo anterior creo haber aclarado el principal motivo de mi dimisión, me gustaría también aclarar el momento en que se produce, y es que la degradación observada en el Partido Popular a nivel local y regional, desgraciadamente se ha visto ampliada a nivel nacional con todo lo ocurrido en el asunto de la candidatura a la Presidencia del Principado, asunto que a mi modo de ver, ha originado un inaguantable desprecio a los asturianos.

En este último capítulo del Partido Popular, una vez más, se han primado los intereses de unos pocos frente a los intereses de los miles de asturianos que claman que Francisco Álvarez‐Cascos sea el próximo Presidente de Asturias. En mi opinión, estos pocos son los mismos que han secuestrado las siglas “PP” y las han vaciado de todos sus valores, de todo contenido ideológico y de toda su historia; unos pocos que no escatiman
ningún medio ni esfuerzo para que dentro de la gran casa que era el Partido Popular nadie pueda hablar, y casi ni siquiera pensar, en sentido distinto a lo que esa minoría con absoluto poder indica; y en definitiva unos pocos que, incapaces de ganar elecciones, pretenden que nada cambie, que todo siga igual.

La política es una vocación de servicio grande, y los políticos deben de ejercerla en la medida que se haga respetando la coherencia, los valores personales y el servicio a los demás. Precisamente por esto, seguir en mi escaño de concejal sería una traición demasiado grave que no me puedo permitir.

Por lo anteriormente expuesto entrego mi acta de concejal en el día de hoy y ruego se adjunte la presente a mi baja de militancia en el Partido Popular.


Atentamente,

Pablo González